28 nov. 2008

Un adiós inesperado es como encontrar el rollo de papel higiénico acabado y no poder levantarte por uno nuevo. El sentimiento de impotencia en ambos casos viene a ser parecido.

1 comentario:

Bian dijo...

Original, cuando menos.
Tu tienes un problema con los rollos de baño y los porta-rollos o algo, Dani? ^^