6 feb. 2011

Instrucciones para romper un plato

Si estás hasta las narices de oír "¿Ése? Ése no ha roto un plato en su vida, angelico...", quizá te interese esto que viene. Todos sabíamos que existían tantas formas de hacer una tortilla de patata como amas de casa en nuestro país, pero ¿alguien había investigado sobre las innumerables maneras de romper un plato? Pues sí. Yo mismo, sin ir más lejos. Ahí queda un muestrario de lo que mis profusas pesquisas han dado como frutos.
  • Cómetelo con patatas.
  • Úntalo en leche antes de comértelo con patatas. Estará más blando, ¡y mucho más nutritivo!
  • Mételo en la batidora. En puré está riquísimo.
  • Utiliza un cutter (las tijeras pueden no ser eficientes).
  • Acércate a las obras más cercanas y pide prestado un taladro. Mejor pide que lo hagan ellos, los taladros de obra pesan lo suyo.
  • Písale a tu hermano prepúbico, caso de tenerlo, y que chille. Si funciona con copas, ¿por qué no con platos?
  • Apunta desde la ventana a un blanco al azar e intenta darle en la cabeza. Se romperá igualmente si no le das, pero pierde su gracia.
  • Míralo seria y fijamente, como diciendo: aquí sólo hay sitio para uno de los dos.
  • Ponle gafas y llévalo a una clase de primaria. Los niños pueden ser muy crueles.
  • Somételo a una clase de Pensamiento político. Acabará practicándose él mismo la hendidura para no sufrir innecesariamente.
  • Exponlo a los factores naturales y espera a que la erosión haga su trabajo.

Si, utilizando cualquiera de los métodos señalados, no se consigue el propósito, que no cunda el pánico. Tarde o temprano el plato acabará rompiéndose. No son eternos.

http://practicamenteimperfectaentodo.wordpress.com/2011/02/09/instrucciones-para-romper-un-plato/

No hay comentarios: