31 jul. 2008

Y ver amanecer...

Hasta hace poco (tres horas y media, para ser exactos) estaba totalmente convencido de que eso del jet lag no era más que una estúpida leyenda urbana, inventada por ciertos sibaritas que se sienten “incómodos” tras largos vuelos y cambios horarios. De hecho, anoche mismo estuve burlándome del dichoso síntoma con unos amigos. Ahora, donde dije digo, digo Diego.

Quién me iba a decir a mí, hace una semana, cuando sólo deseaba volver a casa para poder quedarme dormido hasta las tantas, que entre semana iba a ver amanecer sin necesidad de hacerlo. Y habiéndome acostado a la una de la madrugada. Lo nunca visto, señores.

He decidido informarme acerca de ello. Del síntoma, digo. Y encuentro que puedo experimentar fatiga, vómitos, falta de memoria, irritabilidad y apatía. Suerte para todos aquellos que tengan que lidiar conmigo durante las próximas horas.

Y eso no es todo. También se señala que un posible remedio para el desequilibrio horario es la ingesta de Viagra. Que Dios nos pille confesados...

1 comentario:

Bian dijo...

Hijo mío, a mi también me ha afectado pero no a tal escala ^^
Yo no me puedo dormir antes de las 3. De momento eso es todo lo que me ha acontecido, gracias a Dios.
Suerte con tu tratamiento... :S