24 abr. 2009

Despachurrado

Esa es la palabra que mejor define lo que siento. Sí, sé que podría haber elegido otra, que en ella el decoro poético brilla –deslumbra– por su ausencia. Pero estoy convencido de que no hay ninguna otra que se ajuste mejor.

Y es que peor que el desmorone de un proyecto común entre varias personas es descubrir que alguna de esas personas no tiene la ilusión y el interés que tú sí pones en él.

(Los que me conocéis medianamente podréis intuir cuál es ese "proyecto" en el que durante esta semana más ganas estoy poniendo.)

2 comentarios:

Marta González Coloma dijo...

Sea cual sea el proyecto, sé que fastidia, a mí también me ha pasado ser la estúpida ilusionada mientras otros no ponen nada de su parte...

En fin, ya sabes cómo es la gente. Pero siempre duele que te decepcionen :S

Vicky dijo...

Sí... Ya se sabe que el nivel de compromiso de algunas personas deja mucho que desear. Pero bueno, era totalmente predecible.