7 jun. 2009

Confusión, nervios, bocinas. Y, entre todos, un gorrión despistado.

1 comentario:

Vicky dijo...

Desde luego, los gorriones son la segunda fuente de caos de las ciudades. La primera son los balones que vienen con un niño detrás.