31 ago. 2009

Desayunó. Miró el reloj. La cama aún conservaba el calor cuando volvió a deslizarse entre sus sábanas.

No hay comentarios: