9 ago. 2008

De amor y celos.

TEODORO:
[...] Mas confieso que no entiendo
cómo puede ser que amor
venga a nacer de los celos,
pues que siempre fue su padre.

DIANA:
Porque esta dama, sospecho
que se agradaba de ver
este galán, sin deseo;
y viéndole ya empelado
en otro amor, con los celos
vino a amar y a desear.
¿Puede ser?

TEODORO:
Yo lo concedo. [...]

Lope de Vega, El perro del hortelano.

No hay comentarios: