20 may. 2009

Truenos. Lluvia insistente contra el cristal. Y su manta, el refugio más seguro.

2 comentarios:

Marta González Coloma dijo...

¡Y tanto, llueve como nunca!

Vicky dijo...

Yo también adoro los días de tormenta. Especialmente ver la lluvia a través de la ventana, resguardada del frío en casa ^^