4 sept. 2008

A punto de morir...

Lo único que puedo asegurar es que en ninguna ocasión, ni siquiera en los más críticos bretes, he visto, conforme suele contarse, pasar ante mí mi vida entera como si fuera una película, lo que siempre es un alivio, porque bastante malo es de por sí morirse para encima morirse viendo cine español.

Eduardo Mendoza, La aventura del tocador de señoras.

No hay comentarios: